2 comentarios:

Roberto dijo...

inevitable sonreir...

Cristo dijo...

desde luego, es como un niño travieso que viene de hacer alguna trastada...