Tu súbita presencia.

Toda tu luz irrumpe duradera, dura
como la piedra.
Vienes
tan inmóvil, tan adentro de ti.
Lo hondo.
En tu sola existencia,
tu sola luz, estás
ardiendo para siempre.


J.A. Valente, Presencia.

Lisboa, mayo 2011.

3 comentarios:

Mayte Piera dijo...

Me ha encantado la entrada.
Un saludo

Roberto dijo...

una de las cosas que más me gusta es observar lo arriesgado de tus fotos, la singular forma de contar cosas... muy acertado el texto...

Cristo dijo...

muchas gracias Mayte, me alegra. Un saludo.
Roberto, muchas gracias por tus palabras. Todo un placer.
Un saludo.